Christian, entrenador del Infantil ‘C’: “El TrivalValderas es una familia”

Entre todos los adjetivos que definen a nuestro entrenador Christian yo elegiría uno por encima de otro: afable. Y, es que, jamás le he visto perder la sonrisa cuando de por medio están con sus jugadores y un balón. 

Es corazón y pasión. Es humildad y trabajador. Es simplemente fútbol. 

Lleva dedicado al TrivalValderas toda la vida. Llegó para echar una mano en un pequeño y ha terminado conquistando La Canaleja. Este año está al frente del Infantil “C” y le hemos entrevistado para conocerle un poco más: 

 

Defínete en tres palabras

Comprometido, responsable y bondadoso.

 

¿Qué lugar ocupa el fútbol en tu vida?

Esta pregunta es trampa…. Mi mujer y mi familia te dirían que lo primero, que es lo más importante y que lo antepongo a veces a otras cosas, y es verdad, pero yo creo que después de ellos sí que ocupa ese lugar, no concibo mi vida sin nada de fútbol, esa es la verdad.

 

¿Cómo recuerdas tus años como jugador?

Los recuerdo con añoranza y cariño, porque me sigue gustando jugar. De hecho, sigo jugando en la liga local con ex compañeros de cuando jugaba en el Alcorcón. Supongo que seguiré jugando hasta que pueda. He llegado a jugar en dos equipos de fútbol sala, uno de f-7 y uno de fútbol en la misma temporada…. Una locura.

 

¿Cuál fue tu mejor momento? ¿Y el peor?

Mejores momentos hay muchos: superar los 200 goles marcados en un mismo año, jugar la final de la copa Nike contra el Real Madrid, el ascenso con el Atlético Cañada……

Como peor momento me quedaré con el descenso de Segunda regional a Tercera con el Atlético Cañada.

 

¿Qué tipo de jugador eras?

Tal vez deberían decirlo mis ex -entrenadores, pero creo que siempre he sido un jugador de equipo, con capacidad de liderazgo, que iba fuerte a las disputas, bien dotado técnicamente y con una capacidad de compromiso muy grande.

 

¿Cuándo te surge el gusanillo por los banquillos?

No creo que fuera algo de la noche a la mañana, sino algo que iba poco a poco a más. Por mi forma de jugar dentro del campo creo que se podía intuir que podría ir por ahí la cosa y más cuando ves que estás menos para jugar…

 

¿Qué tal fue tu primer entrenamiento como entrenador?

Lo afronté muy nervioso, siempre había sido el que estaba dentro realizando ejercicios y no siendo el que tuviera esa potestad para dirigir, así que fue raro, creo que no lo disfruté mucho por los nervios.

 

¿Cómo ha cambiado Christian desde ese primer día como entrenador hasta ahora?

He ganado mucho en paciencia, más de lo que pensé, aunque no se extrapola fuera del fútbol, la verdad…  Pero creo que sigo siendo la misma persona, con más conocimientos que te van enriqueciendo , con las mismas ganas e ilusiones y ese compromiso por algo que me llena.

 

¿En qué se caracterizan tus entrenamientos?

Intento que los chicos primero lo pasen bien aprendiendo, por lo que no es raro verme con ellos haciendo bromas o picándoles, y luego lo que sí que les exijo es intensidad y atención, el rato del entrenamiento hay que aprovecharlo al máximo.

 

¿Qué es lo que quieres transmitir a tus jugadores?

Lo primero son valores, valores que considero indispensables, como el compañerismo, sacrificio, esfuerzo…Y luego intentar que aprendan, que tengan soluciones para lo que puedan encontrarse en los partidos, nuestra tarea es darles esa formación para que ellos decidan lo que crean que es mejor en cada momento, dotarles de esa autonomía a la hora de tomar decisiones, que evidentemente las habrá malas, pero todo sirve para aprender.

Luego saben los niños que no les exijo ganar nunca, os lo pueden decir ellos, jamás les he exigido ganar, por lo que ellos no tienen esas presión que a lo mejor otros entrenadores les pueden meter, pero lo que sí que les exijo es ese esfuerzo y esas ganas que son innegociables para mí.

 

¿Cómo llegas al TrivalValderas?

Pues llego cuando era jugador del Atlético Cañada y mi entrenador en ese momento era Miguel Ángel Núñez, sabía que tenía esa idea ya rondando por la cabeza y surgió una vacante por 15 días con un pre benjamín, que entrenaba Jorge Carracedo, la cosa se alargó y el chico no volvió….. y aquí ando yo desde entonces.

 

 ¿Qué significa para ti esta escuela?

La escuela es una familia, ya llevo 6 años aquí y no pierde esa esencia de club humilde aunque se produzcan mejoras, es algo que hay que seguir manteniendo. Se está creciendo y se está haciendo buen trabajo en muchos aspectos, somos una escuela de referencia. Yo tengo un gran cariño por mucha gente del club, y para mí sería precioso seguir creciendo aquí, hay mimbres para ello y la verdad que es lo que me gustaría con vistas a mi trayectoria como entrenador.

 

¿Qué tal ves al infantil “C”?

Es un buen bloque, estamos en esa fase de transformarlo a “equipo”, los resultados están acompañando y lo mejor de todo es que hay margen de mejora. 

 

¿Qué destacas de tus jugadores?

Tienen muy buena base y eso es por el gran trabajo que se hace en la escuela, eso facilita las cosas. Somos un equipo que no es muy físico, pero sí que nos gusta tener el balón y creo que intentamos tratarlo bien, a veces con mejor resultado que otro, pero estamos para eso, para que sigan aprendiendo. También están teniendo una gran capacidad de trabajo y se están esforzando bastante, me gusta lo que veo en líneas generales.

 

¿Cuál es vuestro objetivo?

Formarles, hacerles mejores a todos en todo lo posible y que el año que viene puedan ir a la mejor letra posible, eso indicaría que hemos hecho un buen trabajo con ellos. Así que el principal objetivo es eso. A nivel de clasificación no tenemos objetivo, el personal es intentar que queden lo mejor posible obviamente, pero no es una cosa que me obsesione.

 

¿Cuáles son los equipos que van a estar luchando por los primeros puestos de arriba?

Creo que estarán por ahí arriba el E.F.M.O Boadilla “C”, que me gustó bastante cuando jugamos contra ellos, la Escuela de Fútbol de Brunete “B” y la A.D. Alcorcón “C”, pero creo que en esta liga cualquier equipo si no estás bien puede complicarte los partidos.

 

Lleváis ganando todos los partidos, ¿cómo conseguís que los jugadores sigan creyéndoselo y luchando?

Intentamos que todos los jugadores participen, que todos se sientan partícipes a partes iguales, está claro que habrá chicos que juegan más minutos que otros, pero que todos vean que son importantes, porque lo son. Y luego hay que seguir exigiéndose, buscar el seguir mejorando y haciendo bien las cosas, y eso seguramente te acerque a ganar los partidos, pero porque es una consecuencia de un trabajo previo.

 

¿Qué haces cuando sales de La Canaleja?

Posiblemente seguir con más fútbol, o preparando tareas, o viendo vídeos, nuestros propios partidos para ver cosas que mejorar….. no dista mucho de eso.

 

¿Un equipo?

Esta es fácil: Atlético de Madrid.

 

¿Un jugador?

Leo Messi.

 

Un  deseo

A nivel futbolístico, vivir del fútbol, sea como entrenador, ojeador. A nivel global, que todos los míos estén bien por muchísimo tiempo.

Comparte!
Twitter
Facebook
Instagram
YouTube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *