David Martínez, readaptador del Trival: “Mi sueño es vivir del fútbol”

No tenemos la certeza, pero estamos casi seguros de que nuestro readaptador nació con un balón bajo el brazo. No es un mito, sino una realidad. Llegó al TrivalValderas la temporada pasada, pero ya es uno más en esta gran familia.

Le hemos entrevistado para conocerle un poco más:

 

¿Qué frase te define mejor?

En la exigencia está el éxito. Soy una persona a la que le gusta el trabajo bien hecho. A partir de eso, el éxito llega o al menos más cerca de conseguirlo.

¿Por qué dedicarte profesionalmente al fútbol?

Empecé desde pequeño jugando al fútbol. Estuve hasta los 15 años en el Atlético de Pinto aunque quizás la idea de dedicarme a ello surgiera más bien gracias a ser un friki total del fútbol. Recuerdo ver con mi abuelo partidos y partidos, leía el periódico todos los días, me sabía donde había jugado cada jugador, desde siempre todo lo que rodeaba al fútbol me gustaba. Después de dejar el fútbol como jugador, me entró el gusanillo de poder estar en un banquillo y así empecé hace 5 años como segundo entrenador en el Atlético de Pinto.

¿Y por qué escoges la parte más dedicada a la preparación física de un jugador?

Actualmente el fútbol ha evolucionado muchísimo y antes la parte física no cobraba la importancia que a día de hoy le dan los entrenadores o incluso los clubes. Se salía a correr durante un tiempo concreto y con eso ya valía, ahora con eso no vas a ninguna parte.

Como mejor ejemplo tenemos a un Atlético de Madrid que ahora es reconocible gracias a ser un equipo muy compacto, con menos fútbol pero muchísimo trabajo físico detrás que le ha llevado a volver a ser un equipo fuerte en España y en Europa. O mismamente el Getafe, antepone el trabajo táctico y lo físico antes que lo técnico y ahí están… jugando ante el Ajax en Europa.

Hoy en día cada vez es más determinante el condicionante físico por lo que hemos de estar lo mejor preparados para tener resultados. Es muy gratificante a final de temporada ver cómo un jugador mejora en velocidad o fuerza y esto le permite indirectamente mejorar en la técnica, la táctica para progresar y ser mejor futbolista.

En este sentido, ¿qué papel tiene un preparador físico en un equipo? ¿Y un readaptador?

El preparador físico tiene la gran papeleta de permitir en cierto modo o más bien posibilitar que un futbolista llegue en el mejor estado de forma posible a un partido y evidentemente que ese estado óptimo se mantenga durante la temporada. Además de trabajar la mejora de condicionantes físicos de un jugador como la fuerza, la resistencia, la velocidad, etc que como decía con anterioridad van a permitir a su vez mejoras en la tecnica, la táctica, etc. También se ocupa del trabajo de prevención de lesiones.

Por otro lado, el readaptador es quien se encarga de permitir a un futbolista volver a la fase de competición tras una lesión. Su papel en un equipo es fundamental para optimizar tiempos de recuperación y sobretodo que está sea la mejor posible.

¿Qué aporta a las escuelas tener la figura tanto de un preparador físico como readaptador?

Aporta calidad, mucha calidad a la escuela que a larga trae consigo una infinidad de resultados positivos no solo en forma de resultados como tal sino a la hora de la mejora y progresión de cada jugador. Las escuelas que tengan este tipo de perfiles son las que estarán más arriba en el futuro. En mi caso, en la función de readaptador interviene en la mejora de la salud del futbolista y su vida competitiva.

¿Has pensado alguna vez sentarte al banquillo como entrenador?

A día de hoy no me veo como entrenador, aunque sí que me atrae por la labor comunicativa, me gusta hacer llegar a las personas y que te recuerden por ello. Si que en un futuro medio lejano me gustaría pero a día de hoy no lo veo algo inmediato.

¿Cuándo llegas al TrivalValderas?

Llegué hace un año gracias a unas prácticas universitarias del grado de CCAFYDE, estuve ayudando a Carra con el Cadete D, a Verdu con el Juvenil A Cañada, en el trabajo de fuerza en benjamines con Iván y echando una mano también al Infantil C, equipo que cogí al principio de esta temporada.

¿Cuál fue tu primera percepción de la escuela?

Fue la misma en la que cada día me reafirmo y se resume en unidad. Es como una familia, llevo apenas año y medio y siento que llevo toda la vida gracias a la cercanía de cada persona que forma parte de la escuela. Una escuela sencilla pero muy grande en valores que sabe aprovechar hasta el mínimo recurso posible.

¿Qué objetivos se tiene que marcar un preparador?

Principalmente estar dispuesto a hacer crecer a tus jugadores. Luego en términos más específicos en tener los mejores estados de forma en el momento más necesario, de nada vale empezar el año como un cohete y terminar peor que empezaste. Por eso, es importante marcarse como dices objetivos de cara a toda la temporada en términos de carga, recuperación, que trabajar en cada día, cada semana, etc aunque cada semana hemos de estar abiertos a cualquier posible cambio también.

Fuera de la escuela, ¿cómo te diviertes?

Antes si solía tener más tiempo y salía a correr prácticamente a diario. Me permitía desconectar un poco de la rutina. Ahora suelo salir con los amigos o con la novia a cenar, ir al cine, etc y como no, sufrir con el Rayo. Llevo de abonado 10 años.

Una comida

Difícil… la paella de mi padre y el cocido de mi madre.

Un equipo

Rayo Vallecano.

Un jugador

Raul de Tomas. Le vi dos años en el Rayo y creo que todo movimiento que hacía lo hacía con un sentido, siempre provocaba algo diferente. Me parece que tiene un olfato de gol increíble.

Último capricho

El último fin de semana… una buena cena con shushi y amigos.

Un sueño

Poder vivir del fútbol.

Comparte!
Twitter
Facebook
Instagram
YouTube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *