Fernando Ortega, entrenador y exjugador del Trival: “La empatía es fundamental en el fútbol”

Si alguien encarna los colores y los sentimientos del TrivalValderas ese es Fernando Ortega. Lleva en la escuela 17 años, 17 años de pasión por un club y por un deporte que le da vida. Así, es él: un amante empedernido del fútbol y de entrenar a los más pequeños.

Este año está al mando del Prebenjamín “A”, un equipo al que intenta no sólo enseñar a ser mejores futbolistas, sino también a ser felices haciendo cualquier cosa.

Hemos charlado con él y esto es lo que nos ha contado:

 

¿Cuál es tu lema?    

Caerse está permitido, levantarse es obligatorio.                                      

 

¿Que es para ti el fútbol?

Casi todo, al final, es lo que llevo haciendo desde que tengo uso de razón y, gracias a él, tengo a mi lado a un grupo de amigos increíbles. 

 

¿Cuándo te surgió el “gusanillo” de los banquillos?

Gran culpa de esto lo tiene Álvaro Herradón. Él me dio la oportunidad de empezar y conocer esto desde otro lado. También, gracias a la increíble generación del 2001 que pudimos entrenar durante tres años. Esas ganas que tenían ellos de aprender te ayudaban para que tu tuvieras más ganas aún de enseñarles.  

 

¿Cómo recuerdas tus primeros partidos como entrenador?

Seguro que con nervios y pasión. Igual que ahora. 

 

¿Qué tipo de entrenador eras y cómo eres ahora?

Antes estaba en un segundo plano, era segundo entrenador y al final tratas de que los jugadores o jugadoras entiendan lo que quiere trasmitir el entrenador. Ahora al ser entrenador de prebenjamines, tratar de que se diviertan y aprendan a partir de ciertos valores. Se trata del proceso más que del resultado.

¿Cuándo llegas al TrivalValderas?

Llego cuando tengo seis años. De eso han pasado ya 17 años jajajaja. 

 

Toda una vida en la escuela, ¿cómo ha cambiado?

Ha cambiado mucho de de puertas para fuera, ya que las categorías que se han ido consiguiendo han producido esto, ya no son solo niños del barrio los que juegan en el Trival. Sin embargo, de puertas para dentro sigue igual, un club familiar y ambicioso. 

 

¿Qué retos tienes con tus enanos? 

Que se diviertan haciendo lo que les gusta que es jugar al fútbol, que aprendan y que respeten todo, tanto a rivales, compañeros y a ellos mismos.

 

¿Y cómo es posible enseñar fútbol a unos niños tan pequeños?

Supongo que con pasión, al final tienes que divertirte tú con ellos, y si en ti ven pasión y ganas, ellos lo cogen, son esponjas, y eso hay que aprovecharlo.

 

¿Cuáles son los principales valores que tienen que aprender a estas edades?

El respeto, el compañerismo y ser felices. Lo que crean dentro de esos vestuarios son cosas muy bonitas. 

 

¿De qué forma te ayuda con tus jugadores el hecho de serlo tú también?

Sobre todo en situaciones de juego, en como se pueden sentir cuando les sale algo y cuando no les sale. Siempre se necesita un refuerzo, tanto cuando se hace bien como cuando se hace mal. La empatía aquí es fundamental. 

¿Qué te ha aportado este trabajo tanto personal como laboralmente?                                 

Sobre todo conocer a personas que se han convertido en amigos. 

 

Alguna anécdota como entrenador 

Con niños tan pequeños siempre te quedan muchas durante el año… pero me quedo con una: el año pasado en Segovia en el torneo de La Granja, era la primera vez que jugaban contra el Real Madrid, perdimos, pero les plantaron cara de una manera espectacular. Al acabar, ninguno estaba triste, al revés, fue una sensación espectacular. 

 

¿De qué forma quieres que te recuerden tus chicos?

Que me recuerden como una persona que les ha intentado ayudar en lo que ha podido, y sobre todo, que como una persona que ha disfrutado con ellos. 

 

¿Qué hace Ortega una vez deja atrás el césped?  

Seguir pensando en fútbol jajajajaja. Me gusta mucho ver partidos, ya sea de fútbol u otro deporte, pero también disfrutar de mis amigos y familia. En cuanto a otro tipo de ocio, me encantan las series y viajar. 

 

¿Un/a deportista español/a que destaques?       

Rafael Nadal. Lo que trasmite es inigualable.  

 

¿Un equipo de fútbol?                                              

Real Madrid.

 

¿Playa o montaña?                               

Ambas, las dos tienen sus encantos. 

 

Si Ortega no fuera entrenador, ¿que sería?

Sinceramente, no lo sé, pero en lo que fuese, seguro que sería bueno jajajaja

 

Un deseo

No perder nunca la pasión.

Comparte!
Twitter
Facebook
Instagram
YouTube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *