Iván García: “Quiero que me recuerden como un entrenador cercano, intenso y del que aprendieron”

Pasión por el fútbol es la palabra que sin ninguna duda describe a Iván García, quien lleva ligado a este maravilloso deporte desde que sólo era un niño. Y, es que, llegó al C.F. TrivalValderas como jugador y se quedó para siempre. Actualmente, compagina su labor de entrenador con la de coordinador de Formación.

Le hemos entrevistado para conocerle un poco más de cerca:

 

¿Quién es Iván García?

Un apasionado del fútbol que le gusta intentar tener todo bastante trabajado y controlado, sobre todo me gusta disfrutar de este maravilloso deporte.

 

¿Cuándo empezó tu amor por el fútbol?

Empezó cuando jugaba en prebenjamín. Desde esa categoría estuve jugando de portero hasta aficionados. Y ya en mi último año como juvenil empecé como entrenador y esa es la línea que he seguido.

 

¿Qué es lo que te atrae de este deporte?

Son los valores que se transmiten a través de un deporte de equipo como es el fútbol. Al final lo más importante no es sólo lo que ocurre dentro del campo, sino el motivo por el que pasa eso en el campo. El fútbol tiene una parte de educación, pero también de pasión, diversión que es lo que todo el mundo disfruta.

 

¿Cómo llegas al C.F. TrivalValderas ?

Llegué en cadete de primer año. Estuve cuatro años como jugador, después salí de la escuela y volví como entrenador una vez que me saqué el primer nivel.

 

¿Qué es lo que destacarías de este club?

La parte de organización. Con los recursos que hay, tenemos una gran capacidad de explotarlos al 300%. Y, sobre todo, el trato que tenemos. Acogemos a cualquiera que tenga predisposición de entrar en esta gran familia para que pueda disfrutar de todo el trabajo que realizamos.

 

¿En qué consiste tu labor como coordinador?

Al ser de formación, mi primer objetivo es formar a los entrenadores que llegan o a los que promocional del Fútbol 7 o los que tienen un perfil más formativo que de rendimiento. Después, el siguiente objetivo es inculcarle que los jugadores tengan que mejorar sus carencias individuales y, a partir de eso, que puedan llegar a esos equipos de rendimiento.

 

Coordinador, pero también entrenador, ¿cómo eres entrenando a los juveniles?

Como entrenador lo que más me interesa es que los jugadores sepan lo qué es el fútbol y que lo sepan desde la visión que yo tengo de organización, de intensidad. Es decir, intentar darlo todo en todo momento y después intentar jugar al fútbol lo mejor posible, pero sobre todo de cómo plantear un partido para sacar lo máximo posible de cada uno de los jugadores.

 

¿Cuál es tu principal reto en este sentido?

Este año es conseguir la permanencia y eso es indispensable para este año, ya que el grupo que hay es muy bueno y los pequeños fallos que tenemos, también los vamos solucionando. Además, la predisposición de los chicos es impresionante para poder conseguir esa mejoría y conseguir el objetivo de permanencia.

 

¿Cambia mucho entrenar a un juvenil o a un benjamín?

Cambia muchísimo. Cuando estoy con un juvenil interpretó un papel y cuando estoy con un benjamín otro completamente distinto.

 

Un jugador juvenil y, en este caso, de alto rendimiento el objetivo principal es que esos jugadores rindan, porque ya han pasado la parte de formación básica, aunque todavía sigan formándose pero ya tienen la base. Y, sin embargo, con los pequeños ya no tienes que tener ese papel tan autoritario y eliges el de conseguir que ellos se diviertan y disfruten mientras juegan al fútbol.

 

¿Hasta qué punto es importante la motivación?

Para mi la parte motivacional junto con la gestión de grupo es esencial dentro del fútbol, ya que un equipo puede ser muy bueno, pero realmente si no están motivados al final da igual que seas muy bueno que no vas a conseguir nada.

 

En el TrivalValderas, además, trabajáis la fuerza con los niños más pequeños del club, ¿cómo son este tipo de entrenamientos?

Son bastantes lúdicos, aunque también requieren un nivel de concentración importante, porque son cosas nuevas a las que no están acostumbrados a hacer. Como todo lo novedoso, al principio llama la atención y es relativamente fácil, pero una vez que ya profundizas en el tema es importante ir cambiando los estímulos e ir metiéndoles pequeños juegos o hábitos para que vayan enganchándose.

 

¿En qué se benefician los niños con este tipo de entrenamientos?

Son bastantes amplios desde mejoría de las habilidades coordinativas, patrones motrices hasta prevenir posibles enfermedades cardiovasculares o mejoría de músculo esquelético. Al final son ciertos conceptos que son esenciales para la salud y luego después de todo lo relacionado con el desarrollo de la fuerza o el aumento de velocidad.

 

¿Y por qué recomendarías al resto de clubes que lo trabajasen?

Lo haría, porque creo que es el futuro del fútbol base. Tiene muchísimas ventajas y muy pocas desventajas. De hecho, si tuviera que decir algo malo sería el hecho de tener que invertir en los materiales.

 

¿Cómo quieres que te recuerden tus jugadores dentro de diez años?

Como un entrenador cercano, intenso y que siempre ha ido de cara con ellos aunque les gustase más o menos, pero que también hayan sacado algo de provecho de lo que les he enseñado.

 

¿Qué otras aficiones tienes?

Ahora mismo estoy entrenando al pádel y es algo que me motiva y me divierte bastante.

 

Una virtud

Trabajador al máximo.

 

Un defecto

En algunos casos, demasiado controlador.

 

Un equipo de fútbol

Real Madrid.

 

Un entrenador

Luis Aragonés.

 

Un futbolista

Iker Casillas.

 

Un deseo

Conseguir los objetivos planteados para este año.

Comparte!
Twitter
Facebook
Instagram
YouTube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *